Página 1 de 1

Desarticulada la mayor red distribución de cocaína de Madrid

NotaPublicado: Dom, 14 Mar 2021, 23:56
por Bávaro

foropolicia.es
La Policía Nacional desarticula la mayor red de distribución de cocaína de Madrid

Se trata de una organización muy violenta que contaba en su poder con un arsenal de armas blancas, defensas extensibles, puños americanos, pistolas traumáticas, una catana y tres armas cortas

Madrid
Actualizado Domingo, 14 marzo 2021 - 10:58

Sus sofisticadas medidas de seguridad no acabaron evitando lo previsible. Agentes de la Policía Nacional han desarticulado, en colaboración con la Policía Nacional de Colombia, la mayor red de distribución de cocaína de la capital de España, deteniendo a 12 personas en una operación en la que se han incautado 600 kilos de esta droga y que se ha llevado a cabo en las provincias de Badajoz, Guadalajara, Madrid, Málaga y Valencia.

Al frente de la organización se encontraba un hombre de origen marroquí, narcotraficante de gran relevancia internacional, con las ideas muy claras y un modus operandi cuya principal virtud era la discreción. Él y sus compinches, que siempre iban trajeados por aquello de aparentar ser verdaderos empresarios en posibles controles policiales, contaban, presuntamente, con una amplia red de pisos de seguridad en los que ocultaban las ingentes cantidades de cocaína y a los que accedían muy pocos miembros de la banda.

Su desconfianza les hacía utilizar constantemente códigos y nombres en clave, así como equipos de transmisión en sus desplazamientos en coche, para desempeñar su cometido criminal con mayor tranquilidad. Incluso contaban con un "narcoabogado" que realizaba labores de asistencia jurídica, asesoraba en cuestiones básicas de blanqueo de capitales e, incluso, habría sido responsable de realizar y ejecutar transacciones de cocaína.

Las investigaciones, que comenzaron a principios de 2020, descubrieron que el método de este grupo consistía en la compra de grandes plantaciones de marihuana, con lo que sufragaban todos los costes que eran necesarios para posteriores operaciones de mayor envergadura, tanto de tráfico de cocaína como de hachís a gran volumen. Una vez envasada la maría, la enviaban en paquetes de aproximadamente 20 kilos al centro de Europa y a Países Bajos, donde existe una fuerte demanda de esta sustancia vegetal.

LA DROGA Y EL DINERO, POR SEPARADO

Respecto a la cocaína, llegaba les llegaba a nuestro país a través de puertos como los de Valencia o Algeciras. Nada más recibirla, activaban un minucioso protocolo de almacenamiento y distribución. Para minimizar riesgos, se servían de tres inmuebles en Madrid en los que, por separado, escondían los estupefacientes y el dinero. Cuando las autoridades registraron dichos domicilios, encontraron 230.000 euros en un falso techo del primero, fruto de diversas transacciones de droga durante los días anteriores a su detención; cerca de 150 kilos de cocaína, divididos en paquetes, en el segundo, bautizado como "piso caleta"; y 200 kilos de la misma sustancia en la tercera residencia.

Lo que más llamó la atención a los investigadores fue la forma en que ofrecían su mercancía. Hasta el momento, las transacciones de cocaína solían hacerse de kilo en kilo, pero este grupo encontró la posibilidad de ofrecerlas en porciones menores. Cada kilo era distribuido en tres partes de unos 370 o 390 gramos cada una de ellas. De este modo, habían encontrado una manera más comercial de darle salida a la droga que almacenaban. Cada una de estas pastillas era vendida a los distribuidores por un precio que solía oscilar alrededor de los 10.000 euros.

Los miembros de esta organización no desempeñaban actividad económica alguna. Por este motivo, se ha llevado a cabo una investigación patrimonial tanto de los principales investigados involucrados en los delitos de tráfico de drogas, como de las personas del entorno familiar o empresarial, las cuales contribuían a la ocultación y blanqueo de las ganancias generadas con el narcotráfico. Hasta el momento ya hay 16 inmuebles bloqueados, así como numerosas cuentas bancarias.

Otro de los sellos de esta banda era la capacidad para ejercer la violencia, motivo por el cual contaban con un arsenal de armas blancas, defensas extensibles, puños americanos, pistolas traumáticas e, incluso, una catana. Además, la Policía intervino tres armas cortas, concretamente un revólver, una pistola y un arma simulada, una muestra más de la capacidad de esta organización a la hora de garantizar la seguridad de sus actividades.

https://www.elmundo.es/madrid/2021/03/1 ... b458c.html

Re: Desarticulada la mayor red distribución de cocaína de Ma

NotaPublicado: Lun, 22 Mar 2021, 23:16
por Bávaro
Cartera Porta Placa Ertzaintza

Fabricado en piel de vacuno
enpieldeubrique.com
Tres hermanos y un narcoabogado neonazi: así cayó la mayor red de cocaína en Madrid

Doce personas han sido detenidas. En los registros se hallaron numerosas armas blancas y de fuego. Se incautaron 600 kg. de cocaína.

22 marzo, 2021 01:26

Además de la juventud de los líderes de la organización, lo que más sorprendió a los agentes que iban tras ellos fue su meticulosidad. La profesionalización. La planificación al milímetro. Para ellos resultaba importante pasar desapercibidos. Quizá por eso, en sus viajes para negociar las transacciones de cocaína, los líderes de este clan trataban de ir siempre trajeados. La máxima era aparentar ser verdaderos empresarios por si fueran identificados o detenidos en cualquier control policial.

La sofisticación lleva al ingenio, y el ingenio bien utilizado puede terminar siendo crucial. Por esso la banda contaba con una serie de pisos de seguridad a los que no todos sus miembros podían acceder. Cada uno de los tres inmuebles, donde ocultaban parte de las sustancias que luego distribuían por todo Madrid, se situaban muy cerca de alguna salida próxima a la M-30. De ese modo, si en algún momento la Policía Nacional caía sobre ellos tenían altas probabilidades de escapar con enorme rapidez.

Cuando quisieron darse cuenta, los investigadores de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional se encontraron ante una de las organizaciones más estructuradas y profesionales que hubieran investigado y desarticulado hasta el momento. Habían dado, en concreto, con la mayor red de distribución de cocaína de la capital de España.

En la cúpula de este entramado estaban Said y Moustafa, dos hermanos marroquíes con edades comprendidas entre los 30 y los 40 años. Pese a su juventud, Said, la cabeza pensante de la banda, poseía una extensa red de contactos. Los agentes detectaron cómo el joven recorría constantemente países de medio mundo. En ellos se veía con proveedores y con los líderes de otras organizaciones que le pudieran proporcionar el material necesario que luego introducía en territorio nacional.

Narcoabogados, hermanos, plantaciones de marihuana... El entramado ha sido desarticulado hace tan solo unos días en el marco de la 'Operación Toga'. Esta se ha llevado a cabo en las provincias de Badajoz, Guadalajara, Madrid, Málaga y Valencia. Doce personas han sido detenidas en el transcurso de la operación. Los agentes, en los registros, hallaron numerosas armas blancas y de fuego, y llegaron a incautar 600 kilogramos de cocaína.

El modus operandi

El modus operandi de la organización era relativamente sencillo: mediante la compra de grandes plantaciones de marihuana a sus cultivadores a lo largo de toda la geografía nacional, el líder de la banda, Said, conseguía sufragar los costes que eran necesarios para posteriores operaciones de mayor envergadura. Bien de tráfico de cocaína o de hachís en cantidades industriales a través del Estrecho.

Su hombre de confianza, el jefe de operaciones, era su hermano Moustafa. Él era el brazo ejecutor, el encargado de controlar y supervisar las funciones del resto de miembros de la banda. Cumplía además la función de actuar como nexo de unión entre la cúspide de la organización y los mandos intermedias.

Moustafa asumió un rol principal en todas las actividades de campo: las tareas de logística, patrimoniales, de transportes, de comercialización y de distribución, pero manteniendo siempre y en todo momento estrictas medidas de seguridad.

Dentro de la estructura de la organización diseñada por Said, encontramos a otro de sus hermanos, Mohamed, quien es considerado por Said y Moustafa como el testaferro perfecto para sus planes.

Una vez que las plantaciones eran recolectadas, se entregaba el producto a la organización, que procedía a envasar la sustancia vegetal en los garajes y naves habilitados al efecto para, acto seguido, enviarla mediante paquetes de unos 20 kilogramos al centro de Europa y a Países Bajos, países donde existe una fuerte demanda de esta sustancia estupefaciente. Y donde se vende a un precio cuatro veces mayor que el que se paga por él en España.

Las armas

Otra de las características de esta organización era la capacidad para ejercer la violencia. Contaban con un nutrido elenco de armas. Cuchillos de caza, defensas extensibles, puños americanos (entre ellos uno eléctrico), pistolas traumáticas, bastón estoque o incluso una catana.

Durante meses, los agentes de la UDYCO siguieron los pasos de la organización. Los seguimientos a los que fueron sometidos permitieron determinar cuales eran los inmuebles que utilizaban como pisos de seguridad.

Cada uno de los miembros tenía perfectamente delimitadas sus labores. Excepto los cabecillas, el resto de integrantes, de edades más avanzadas, eran todos de la ciudad de Madrid. Ya habían trabajado para otras organizaciones en la zona y conocían bien el negocio en la ciudad. Contaban con los contactos precisos para desarrollar toda esa actividad.

Entre ellos, figuraba un 'narcoabogado' cuya trayectoria tampoco deja a nadie indiferente. Se trata de un letrado que, según fuentes de la investigación, es conocido por ellos como "el abogado de la mafia". Un tipo que ejercía su oficio colegiado en el Colegio de abogados de Alcalá de Henares. Contaba con 13 años de experiencia como abogado en activo.

Además de su actividad profesional, llegó a ser juzgado por un altercado a mediados de los 90 contra tres punkies en la capital. Le cayeron 12 años de prisión.

El 'narcoabogado' no solo les prestaba asistencia jurídica. También representaba los intereses jurídicos de la banda y formaba parte activa de las actividades ilícitas de la organización. Les asesoraba en las cuestiones básicas de blanqueo de capitales. Era también el responsable de ejecutar transacciones de cocaína con proveedores y distribuidores. Estaba metido hasta el fondo.

La distribución de la droga

Una vez la cocaína se llegaba a España, través de puertos como los de Valencia o Algeciras, la organización activaba una importante red de almacenamiento y distribución. Ocultaban con rapidez la sustancia estupefaciente.

No resultó fácil para los agentes el seguirles de un lado para otro. Lo sofisticado de la banda les llevaba a dividir entre ellos el riesgo. Por ese motivo separaban el dinero de la sustancia estupefaciente. Ofrecían, para más inri, su mercancía de una forma novedosa.

Hasta el momento las transacciones de cocaína solían hacerse de kilo en kilo. No obstante, este grupo habría encontrado la posibilidad de poder hacer el ofrecimiento de esa mercancía en porciones menores, es decir, cada kilo era distribuido en tres partes, tres pequeñas tabletas de 370 gramos (a 10.000 euros cada una) que llegaban ya empaquetadas desde su lugar de origen.

De este modo la organización había encontrado una manera más comercial y eficaz de darle salida a la droga que almacenaban al poder vender en cantidades menores los kilos que les iban llegando.

Cuando les atraparon a todos, hallaron 20 coches de alta gama. Entre ellos un Mercedes-Benz, modelo AMG G63 valorado en mas de 150.000 euros y un Ferrari GTC cuyo valor supera los 250.000.

https://www.elespanol.com/espana/202103 ... 649_0.html