Página 9 de 75

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 17 May 2015, 10:44
por MIG
Boligrafo Kubotan

28?
materialpolicial.com
SEBASTIÁN escribió:¿ lo llamará el Juez para tomarle declaración ? Enhorabuena .Esperemos que caiga algo para el día de la Patrona .

rt. 6º.El Guardia Civil no debe ser temido sino por los malhechores; ni temible, sino a los enemigos del orden.
Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido, y que a presentación el que se creía cercado de asesinos, se vea libre de ellos; el que tenía su casa presa de las llamas, considere el incendio apagado; el que veía a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea a salvo; y por último siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos.
Art. 7º. Cuando tenga la suerte de prestar algún servicio importante, si el agradecimiento le ofrece alguna retribución, nunca debe admitirla. El Guardia Civil no hace más que cumplir con su deber; y si algo debe esperar de aquél a quien ha favorecido, debe de ser solo, un recuerdo de gratitud. Este desinterés le llenará de orgullo; le granjeará el aprecio de todos, y muy particularmente de sus Jefes, allanándole el camino para sus ascensos.

Sebastián cómo se llama ese código

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 17 May 2015, 10:59
por ABORIGEN

intervencionpolicial.com
MIG escribió:
SEBASTIÁN escribió:¿ lo llamará el Juez para tomarle declaración ? Enhorabuena .Esperemos que caiga algo para el día de la Patrona .

rt. 6º.El Guardia Civil no debe ser temido sino por los malhechores; ni temible, sino a los enemigos del orden.
Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido, y que a presentación el que se creía cercado de asesinos, se vea libre de ellos; el que tenía su casa presa de las llamas, considere el incendio apagado; el que veía a su hijo arrastrado por la corriente de las aguas, lo crea a salvo; y por último siempre debe velar por la propiedad y seguridad de todos.
Art. 7º. Cuando tenga la suerte de prestar algún servicio importante, si el agradecimiento le ofrece alguna retribución, nunca debe admitirla. El Guardia Civil no hace más que cumplir con su deber; y si algo debe esperar de aquél a quien ha favorecido, debe de ser solo, un recuerdo de gratitud. Este desinterés le llenará de orgullo; le granjeará el aprecio de todos, y muy particularmente de sus Jefes, allanándole el camino para sus ascensos.

Sebastián cómo se llama ese código


Cartilla del Guardia Civil, aprobada en el año 1845.
http://www.editorialfajardoelbravo.es/articulos/militares/CARTILLADELGUARDIACIVIL.pdf

Todavía hoy se siguen estudiando sus artículos cuando eres alumno.

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 17 May 2015, 14:45
por Pete Bondurant
Oposiciones Cnp 2013

sector115.es
Un héroe que viste de uniforme

Juan Antonio logró vencer los nervios y salvar a una menor gracias a sus conocimientos de primeros auxilios

Mari Ángeles estaba preparando la cena como todos los días. Con ella estaban sus hijas de 3 y 4 años, era un miércoles de Champions, y no había ni un alma por la calle. Como tantas veces, esta madre optó por darle tomates cherrys troceados. De repente, «me di cuenta de que mi pequeña hizo un gesto raro, entonces me acerqué, la cogí, al momento se quedó como inconsciente». Ante esto, comenzó «a darle golpes, entonces salí a la calle a buscar a mi madre, que vive al lado la niña no reaccionaba».

Fruto de la casualidad apareció Juan Antonio G.S, un policía nacional de paisano. María Ángeles sabía su profesión, ya que familiares de él viven muy cerca, y pensó que sabría de primeros auxilios: «Me encontré a la madre en la calle, con la niña inconsciente en brazos, con la cara desencajada, le pregunté qué es lo que le pasaba, y ella me respondió: que se ahoga, que se ahoga, que se ha atragantado. Me dejó a la cría en las manos», cuenta Juan Antonio todavía con angustia.

«Comencé a hacerle la maniobra de hemlisch con mucho cuidado, por la edad. A la quinta o cuarta intentona, me di cuenta que la cría reaccionó, recobró el conocimiento y comenzó a toser», entonces me dispuse a limpiarle la nariz y la boca. Pero el riesgo no había pasado: «De repente, noto que la cría me daba en el brazo, para que siguiera, que todavía quedaba algo atrancado , se me pusieron los pelos de punta de ver que se asfixiaba, seguí dándole, pero vi que eso era incapaz de sacarlo», cuenta todavía emocionado el agente. «Le dije a la madre que llamara al 112, pese a que la reanimación fue haciendo hueco e iba respirando por un hilillo. Yo le decía ¡aguanta, aguanta!, que viene la ambulancia, y la criatura aguantó como una campeona».

Pronto llegaron los sanitarios, que lograron extraerle los restos de comida. «Es la primera vez que me sucede algo así, me he tirado dos días malo, cerraba los ojos y veía a la niña, soñando? gracias a Dios que ha salido bien, no quiero ver algo así más», explicó el salvador a esta Redacción. Cuando los servicios de emergencias informaron de que la niña se recuperaría con normalidad «yo me derrumbé y me eché a un portal a llorar, y me abracé con la madre y la abuela. Soy padre también y yo veía casi a mi cría. Siento orgullo cuando me felicitan, pero ese rato no se lo deseo a nadie.

Según Juan Antonio, que pertenece al grupo de Estupefacientes II de la UDYCO, la entereza y tranquilidad del padre , que llegó justo antes que la ambulancia, facilitó el trabajo. La rapidez de los sanitarios hizo que lo sucedido no tuviera consecuencias mayores. La pequeña ha estado dos días en el hospital, para descartar daños, y tanto los sanitarios del 112 como Juan Antonio se han interesado por la evolución de la pequeña. «Incluso le he llevado un regalillo a la niña y a la hermana a casa», dice el policía.

A los padres todavía no se le va el susto, y no dudan en repetir lo agradecidos que están con Juan Antonio y con el 112, mientras la pequeña, que está ya bien y lo olvida todo con el cariño de su hermana, a la que está muy unida, y que le lleva tan sólo 20 meses. Sin duda, la mejor medicina.


Fuente: http://www.laopiniondemurcia.es/municip ... 48115.html

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 17 May 2015, 15:18
por MIG
ABORIGEN escribió:Cartilla del Guardia Civil, aprobada en el año 1845.
http://www.editorialfajardoelbravo.es/articulos/militares/CARTILLADELGUARDIACIVIL.pdf

Todavía hoy se siguen estudiando sus artículos cuando eres alumno.


Muy interesante, me lo he leído. Algunas cosas no cambian.

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 17 May 2015, 22:17
por Bávaro
Pete Bondurant escribió:
Un policía y varios jóvenes salvan en Ayamonte a dos mujeres y una niña que se ahogaban

Un agentes de la Policía Nacional fuera de servicio y varios jóvenes que se encontraban en la playa de Punta del Moral, en Ayamonte (Huelva), salvaron a dos mujeres y una niña que eran arrastradas por la corriente y corrían peligro de ahogarse al no poder llegar a la orilla.

Fuentes policiales han indicado a Efe que sobre las 18:00 horas, este agente, cuya identidad corresponde a las iniciales E.A.C., se encontraba fuera de servicio junto a su familia en la playa ayamontina y se percató de que dos mujeres y una niña pedían auxilio desde el agua. Las tres eran arrastradas por la fuerte corriente, aunque al ver que difícilmente podría rescatar él solo a las tres personas en apuros, reclamó la ayuda de un grupo de jóvenes que se encontraba en las inmediaciones.

Tras unos minutos luchando contra la marea, las tres personas pudieron ser rescatadas ilesas, sin que fuese necesaria la ayuda reclamada al servicio de emergencias 112 Andalucía, alertado por los bañistas.


Fuente: http://andaluciainformacion.es/m/?a=504 ... e+ahogaban



Esta ya estaba en la página anterior ;P .

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 17 May 2015, 22:23
por Bávaro
Carteras Portaplaca Desde 9?

Alta calidad, fabricada en piel
desenfunda.com
Dos policías nacionales salvan la vida a una mujer que sufrió un fuerte golpe en la cabeza

La señora, que sangraba abundantemente, tuvo que ser intervenida y, tras pasar por la UCI, ya se encuentra estable ingresada en planta

Acababa la jornada de patrulla para ellos. Sin embargo, era un día diferente. Y es que esa tarde, estos dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) habían logrado salvar la vida de una mujer que resultó gravemente herida en Marbella después de sufrir una caída, según aseguraron las fuentes consultadas por este periódico.

El suceso tuvo lugar sobre las 19.30 horas del pasado día 5. Entonces, por la radio de los efectivos sonaba un aviso: Unos vecinos habían encontrado a una mujer tirada en un portal de un bloque de viviendas, que sangraba abundantemente por la boca y la cabeza.

Poco después, por la misma emisora, se escuchaba la dirección a la que los agentes que estuvieran disponibles debían acudir. Era la urbanización Fuentes del Rodeo, un conjunto de viviendas situado a escasos metros de la zona de Puerto Banús.

La respuesta fue rápida. El indicativo Z3, compuesto por los agentes Alejandro y Antonio del Grupo de Atención al Ciudadano cuatro de Marbella, estaba al lado, por lo que en unos escasos tres minutos llegaron al lugar de los hechos.

En la urbanización los esperaba uno de los vecinos de la víctima, una mujer finlandesa de unos 70 años que reside en el citado edificio. Al entrar en el portal, la imagen era sobrecogedora, todo estaba lleno de sangre, sin embargo allí no había nadie.

Los agentes siguieron el reguero de sangre que había por las paredes, el suelo y hasta en las puertas de las casas. Tras subir unas escaleras, al final del pasillo, se encontraron a la mujer, de unos 90 kilos, tirada boca abajo en el suelo sobre un charco de sangre.

La mujer se estaba asfixiando por lo que decidieron practicarle la reanimación cardio-pulmonar
Corrieron hacia ella y en cuestión de segundos ya estaban comprobándole el pulso. Ya habían solicitado una ambulancia, pero los sanitarios no llegaban. No encontraban la localización.

Ante esta situación, los policías no dudaron en actuar. La mujer se estaba asfixiando por lo que decidieron practicarle la reanimación cardio-pulmonar. Gracias a ello consiguieron que volviera a respirar mientras llegaban los sanitarios.

Tardaron unos 15 minutos. Tiempo en el que los policías lograron estabilizarla y sentarla. De hecho, siempre según las mismas fuentes, los propios médicos les dijeron que si no llega a ser por su rápida actuación la mujer habría fallecido.

De hecho, tuvo que ser trasladada hasta el hospital Costa del Sol, donde ingresó inmediatamente en urgencias. Había perdido mucha sangre y su estado hizo que fuese llevada hasta el centro sanitario Carlos Haya, en la capital malagueña.

Debido a las lesiones, incluso estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en estado grave, según precisaron las fuentes consultadas, quienes apuntaron que en estos momentos ya ha mejorado y está ingresada en planta.

Por su parte, tras el traslado, los agentes comprobaron sus pertenencias, que estaban intactas. Al parecer, la mujer habría sufrido una caída y eso fue lo que le provocó las graves lesiones.

Tras la actuación tocaba el papeleo. Los policías debían rellenar los informes explicando lo que habían hecho. Camino de comisaría, los funcionarios del CNP iban con los uniformes cubiertos de sangre, pero sonreían: Habían salvado a una mujer que estuvo a punto de perder la vida.

http://www.diariosur.es/marbella-estepo ... 21246.html

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 31 May 2015, 05:40
por Edzio
Sioen Ballistic Protection

Proteccion balistica anticorte y punzon
uspsuministros.com
Un policía nacional fuera de servicio salva la vida a un niño de 12 años
mayo 30, 2015 | Actualidad,Portada temático,Sucesos

25
mid-Hemblich.ogv.jpg

Maniobra de Heinlich: así lo salvó. Conocimiento básico, tanto por lo sencillo como por lo óptimo de los resultados. Consiste, como se observa en la recreación, en abrazar por la espalda al afectado, abrazar un puño con la otra mano y oprimir justo encima del ombligo y bajo las costillas. Solo en mayores de dos años. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un policía nacional que se encontraba fuera de servicio salvó la vida de un niño de 12 años que se había atragantado mientras comía en un restaurante de Santa Cruz de Tenerife. Este suceso con final feliz tuvo lugar minutos después de las nueve de la noche del pasado día 20, pero el interés mostrado por algunos de los testigos ha permitido conocer ahora esta historia.

El menor de edad ya no respiraba cuando el funcionario, tras completar una jornada laboral que por razones del oficio se había prolongado hasta superar las 12 horas, llegó al establecimiento con ánimo de adquirir la cena para llevar a casa. A pesar de que en el local se encontraban unas 30 personas, nadie sabía cómo auxiliar al chico.

Según detalla uno de los testigos, el menor se desplomó prácticamente de forma instantánea desde que se atragantó, para espanto de los presentes y, especialmente, de los familiares que lo acompañaban.

En su ignorancia, a los presentes sólo se les ocurrió tumbar al niño sobre una mesa que ni siquiera abarcaba la mitad de su cuerpo, una postura nada adecuada para el evidente colapso que sufría el organismo del pequeño. Justo entonces apareció el agente, feliz presencia por cuanto aportó conocimiento y, lo que es casi tan importante en las emergencias, liderazgo a la hora de hacer frente a las mismas.



De inmediato apartó a la gente para que le diera algo de aire al chico y comprobó su estado, lo que sin duda le generó alarma al comprobar que se hallaba inconsciente. No le fue difícil adivinar, dada la descripción de lo acaecido que le facilitaron los familiares y el lugar en el que se encontraban, de que el menor se había atragantado con la comida, pero su cuerpo inerte le impedía realizar la maniobra de Heimlich o compresión abdominal [ver fotonoticia central], ya que, simplemente, se le escurría. Fue entonces cuando el agente se topó con su ayudante ideal para estos fines, ya que advirtió una chaqueta de Cruz Roja entre los presentes que resultó portar un joven voluntario que, si bien no supo reaccionar de inicio, resultó de gran ayuda en cuanto se puso a las órdenes del funcionario.

Como quiera que la valoración del estado del afectado fue correcta, los esfuerzos dieron resultado en forma de media rodaja de tomate que salió despedida de la boca del pequeño, que al poco comenzó a responder a las llamadas del policía para que despertara tras tumbarlo de forma lateral para facilitar en lo posible que volviera a respirar. De la gravedad de la situación da cuenta que el pequeño, que no presenta secuelas, fue trasladado a La Candelaria, donde se le hicieron todo tipo de pruebas médicas.

Sobre el policía, tuvo que ser la Comisaría provincial quien confirmase a este periódico la sospecha de uno de los testigos, ya que el agente, lejos de buscar protagonismo o reconocimiento, se limitó a esperar la llegada de los sanitarios para recoger su comida y, al fin, irse a casa.

SABER MÁS

Los primeros auxilios cuentan con tres principios básicos que deben tenerse en cuenta siempre que se vaya a prestar ayuda a una persona, pero son especialmente importantes cuando se trata de ayudar a las víctimas de un accidente. Estos principios son por orden de prioridad: proteger, alertar y socorrer.

Proteger. Antes de prestar cualquier atención es necesario valorar si la escena donde está ocurriendo el incidente es segura. Se trata de “protegerse y proteger a la víctima”. El objetivo es evitar que la persona que va a prestar auxilio se dañe y que no se agraven las lesiones de la víctima.

Alertar. Una vez que se ha determinado que el lugar es seguro, se debe alertar a los servicios de emergencias. En toda la Comunidad Europea funciona un número de teléfono que sirve para alertar a todos los servicios de emergencia que deben intervenir en la resolución de un incidente. Ese número de teléfono es el 1-1-2.

Socorrer. Esta es la finalidad principal de los primeros auxilios, pero para hacerlo correctamente previamente hace falta realizar la evaluación del herido. Algunos buenos consejos son limpiar la boca del accidentado y liberarle de la ropa que pueda oprimirle; no mover a los accidentados a menos que corra peligro su vida; mantener al herido caliente; tranquilizar a la víctima y no dejar solo al accidentado.


http://www.diariodeavisos.com/2015/05/p ... ign=buffer

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Dom, 31 May 2015, 18:41
por Bávaro
Bolsas Y Mochilas Tacticas

militariapiel.es
Un policía nacional fuera de servicio salva la vida a un niño de 12 años

Maniobra de Heinlich: así lo salvó. Conocimiento básico, tanto por lo sencillo como por lo óptimo de los resultados. Consiste, como se observa en la recreación, en abrazar por la espalda al afectado, abrazar un puño con la otra mano y oprimir justo encima del ombligo y bajo las costillas. Solo en mayores de dos años. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Un policía nacional que se encontraba fuera de servicio salvó la vida de un niño de 12 años que se había atragantado mientras comía en un restaurante de Santa Cruz de Tenerife. Este suceso con final feliz tuvo lugar minutos después de las nueve de la noche del pasado día 20, pero el interés mostrado por algunos de los testigos ha permitido conocer ahora esta historia.

El menor de edad ya no respiraba cuando el funcionario, tras completar una jornada laboral que por razones del oficio se había prolongado hasta superar las 12 horas, llegó al establecimiento con ánimo de adquirir la cena para llevar a casa. A pesar de que en el local se encontraban unas 30 personas, nadie sabía cómo auxiliar al chico.

Según detalla uno de los testigos, el menor se desplomó prácticamente de forma instantánea desde que se atragantó, para espanto de los presentes y, especialmente, de los familiares que lo acompañaban.

En su ignorancia, a los presentes sólo se les ocurrió tumbar al niño sobre una mesa que ni siquiera abarcaba la mitad de su cuerpo, una postura nada adecuada para el evidente colapso que sufría el organismo del pequeño. Justo entonces apareció el agente, feliz presencia por cuanto aportó conocimiento y, lo que es casi tan importante en las emergencias, liderazgo a la hora de hacer frente a las mismas.

De inmediato apartó a la gente para que le diera algo de aire al chico y comprobó su estado, lo que sin duda le generó alarma al comprobar que se hallaba inconsciente. No le fue difícil adivinar, dada la descripción de lo acaecido que le facilitaron los familiares y el lugar en el que se encontraban, de que el menor se había atragantado con la comida, pero su cuerpo inerte le impedía realizar la maniobra de Heimlich o compresión abdominal [ver fotonoticia central], ya que, simplemente, se le escurría. Fue entonces cuando el agente se topó con su ayudante ideal para estos fines, ya que advirtió una chaqueta de Cruz Roja entre los presentes que resultó portar un joven voluntario que, si bien no supo reaccionar de inicio, resultó de gran ayuda en cuanto se puso a las órdenes del funcionario.

Como quiera que la valoración del estado del afectado fue correcta, los esfuerzos dieron resultado en forma de media rodaja de tomate que salió despedida de la boca del pequeño, que al poco comenzó a responder a las llamadas del policía para que despertara tras tumbarlo de forma lateral para facilitar en lo posible que volviera a respirar. De la gravedad de la situación da cuenta que el pequeño, que no presenta secuelas, fue trasladado a La Candelaria, donde se le hicieron todo tipo de pruebas médicas.

Sobre el policía, tuvo que ser la Comisaría provincial quien confirmase a este periódico la sospecha de uno de los testigos, ya que el agente, lejos de buscar protagonismo o reconocimiento, se limitó a esperar la llegada de los sanitarios para recoger su comida y, al fin, irse a casa.

SABER MÁS

Los primeros auxilios cuentan con tres principios básicos que deben tenerse en cuenta siempre que se vaya a prestar ayuda a una persona, pero son especialmente importantes cuando se trata de ayudar a las víctimas de un accidente. Estos principios son por orden de prioridad: proteger, alertar y socorrer.

Proteger. Antes de prestar cualquier atención es necesario valorar si la escena donde está ocurriendo el incidente es segura. Se trata de “protegerse y proteger a la víctima”. El objetivo es evitar que la persona que va a prestar auxilio se dañe y que no se agraven las lesiones de la víctima.

Alertar. Una vez que se ha determinado que el lugar es seguro, se debe alertar a los servicios de emergencias. En toda la Comunidad Europea funciona un número de teléfono que sirve para alertar a todos los servicios de emergencia que deben intervenir en la resolución de un incidente. Ese número de teléfono es el 1-1-2.

Socorrer. Esta es la finalidad principal de los primeros auxilios, pero para hacerlo correctamente previamente hace falta realizar la evaluación del herido. Algunos buenos consejos son limpiar la boca del accidentado y liberarle de la ropa que pueda oprimirle; no mover a los accidentados a menos que corra peligro su vida; mantener al herido caliente; tranquilizar a la víctima y no dejar solo al accidentado.

http://www.diariodeavisos.com/2015/05/p ... o-12-anos/

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Sab, 06 Jun 2015, 09:52
por Bávaro
Curso Online Psicotécnicos

joyfepolferes.es
Policías provocan el vómito a un joven para salvar su vida tras ingerir una bolsa de droga durante un control

El arrestado, de 24 años, se tomó MDMA (más conocido como éxtasis) de golpe poniendo en grave peligro su salud y acabó ingresado en el hospital

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de un operativo contra el tráfico de drogas a pequeña escala, desarticularon el pasado día 26 de mayo en Estepona, un punto de venta de droga. En el operativo fue detenido un joven de 24 años como presunto responsable de un delito de tráfico de estupefaciente. Durante la actuación policial, el arrestado se tomó MDMA poniendo en grave peligro su vida, la cual pudo salvar gracias a la rápida actuación de los agentes que le auxiliaron en un primer momento provocándole el vómito. A pesar de ello tuvo que ser trasladado al hospital en donde fue ingresado.

La investigación comenzó en el mes de octubre del pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de que en un domicilio de Estepona y en un parque cercano a ese domicilio un individuo podría estar dedicándose a la venta y distribución de sustancias estupefaciente. Una vez comprobadas las informaciones. Los agentes identificaron al presunto autor que tras ser localizado fue detenido el pasado día 26 de mayo.

Se practicó un registro en el domicilio del detenido y fueron incautados 150,86 gramos de hachís, 85,36 gramos de marihuana, 2 gramos de MDMA, dos balanzas de precisión y otros útiles para la preparación y distribución de las sustancias.

http://www.diariosur.es/marbella-estepo ... 20621.html

Re: Héroes: intervenciones policiales que salvaron vidas

NotaPublicado: Sab, 06 Jun 2015, 11:45
por KOROKOTA
Gc Edicion 175 Aniversario

gafaspolicia.com
Vivo de casualidad

Dos ertzainas fuera de servicio reaniman a un hombre con un fallo cardíaco en un garaje


Un reportaje de Jaione Sanz- Sábado, 6 de Junio de 2015 - Actualizado a las 06:20h


Si el coche no hubiera pinchado, hoy no podríamos contar una historia con final feliz. La de un vecino de Vitoria que se recupera de una desgracia que habría sido mortal de no haber recibido la asistencia de dos ertzainas fuera de servicio. Pasó el último sábado de mayo, a media tarde. Un fallo cardiorrespiratorio en el interior de un garaje, una ambulancia tardía y la casualidad de que dos policías autonómicos estuvieran esperando al arreglo de la rueda muy cerca del portón. “Sí, la verdad es que los sanitarios nos dijeron que si no llega a ser por la reanimación cardiopulmonar, habría fallecido”, admiten. Son un chico y una chica, compañeros y amigos. “Mejor no des nuestros nombres, si no te importa”, apostillan. Convertidos en protagonistas de un artículo sin pretenderlo, prefieren mantenerse en el anonimato.

La humildad hace más grandes a los bienhechores. Y eso que ellos no quieren ninguna grandilocuente etiqueta. Son ertzainas y su condición les obliga, estén trabajando o no, a “intervenir en defensa de la seguridad ciudadana y prestar auxilio en caso de accidentes, calamidades públicas o desgracias particulares”. Un radar siempre activo que se disparó aquel sábado a las cinco y media de la tarde, en el barrio de Zaramaga. “Estábamos esperando al taller, caminando y, de pronto, mi compañero se dio cuenta de que el portón de un garaje se abría y cerraba insistentemente pero no salía ningún coche de allí”, cuenta ella. Les pareció sospechoso, se acercaron y miraron en el interior. Y descubrieron el motivo. Era una señal. “Había un señor tendido en el suelo y una mujer a su lado, llorando, desesperada, tratando de llamar por el teléfono al 112”, recuerda. La reacción de ambos fue inmediata. “Socorrerle. Hacerle una RCP. Estaba totalmente amarillo. Sufría una parada cardiorrespiratoria”, continúa él.

Por esas siglas es como se conoce a la técnica de reanimación cardiopulmonar, un procedimiento de salvamento que se aplica cuando la respiración o los latidos de alguien han cesado, como en los casos de descarga eléctrica, ahogamiento o un ataque cardíaco. La RCP es una combinación de respiración boca a boca, la cual provee oxígeno a los pulmones, y de compresiones en el corazón para mantener la sangre de la persona circulando. Llevarla a cabo dispara las probabilidades de supervivencia de la víctima, aunque tan importante como realizarla es hacerlo de la manera adecuada. Y la precisión sólo se adquiere, por desgracia, con la experiencia. Algo que ya tenía el ertzaina. “Ésta era mi tercera vez. Las dos anteriores fueron en horas de servicio”, cuenta. “Para mí, sin embargo, era la primera. Hasta entonces había practicado con muñecos. Durante la academia recibimos formación en primeros auxilios y, cuando ya estamos trabajando, volvemos para cursos de reciclaje. Y no es igual”, reconoce ella.

Fueron momentos angustiosos, aunque ambos ertzainas reconocen estar acostumbrados a no perder los nervios. “La instrucción te enseña a estar a lo que tienes que estar”, matiza ella. Y esa sangre fría, amén de los conocimientos de salvamento, fue fundamental. La suerte que el hombre había tenido al estar los policías tan cerca del garaje le había dado la espalda con la tardanza de los sanitarios. “Conseguimos reanimarle, pero al cabo de un rato sufrió otra parada cardiorrespiratoria y tuvimos que empezar de nuevo. Y la ambulancia no llegaba. Tardó mucho en aparecer”, reconoce el agente. “Recuerdo estar en la entrada, bloqueando la puerta, mientras vigilaba la llegada de la ambulancia, y a mi compañero decirme desde dentro se nos queda”, admite la mujer.

El tiempo es un factor vital cuando una persona inconsciente no está respirando. La lesión cerebral permanente comienza después de tan sólo cuatro minutos sin oxígeno y la muerte puede ocurrir de cuatro a seis minutos más tarde. Por suerte, el hombre consiguió sobrevivir. “La ambulancia llegó, se lo llevó al hospital Txagorritxu... Y sí, sabemos que ha salido adelante, aunque todavía permanece ingresado”, cuentan los ertzainas. Sin su intervención, el final habría sido muy distinto. Trágico. Los trabajadores de la ambulancia les aseguraron que la RCP fue decisiva. Y, sin embargo, pese a lo determinante que puede resultar esta práctica, lo habitual cuando el personal de emergencia llega a un caso de paro cardíaco es que las personas que rodean al afectado no están realizándola porque no tienen ni idea de qué pasos seguir.

En Vitoria, hay asociaciones como Cruz Roja que enseñan a los ciudadanos a enfrentarse a una situación así. El primer paso es verificar si hay respuesta de la persona: sacudirle, darle palmadas suavemente, observar si se mueve o hace algún ruido, o preguntarle en voz alta cómo se encuentra. Si no contesta, hay que llamar al 112 y, mientras se espera la llegada de la ambulancia, procurar la reanimación. El protocolo insta a colocar al individuo boca arriba con muchísimo cuidado y, en esa posición, realizar compresiones cardíacas o pectorales. Para ello, se coloca la base de una mano en el esternón, justo entre los pezones, y la base de la otra sobre la primera, ubicando el cuerpo directamente sobre las manos. De esa forma, se realizan treinta compresiones, rápidas y fuertes. Los expertos aconsejan enumerarlas al mismo tiempo en alto. Es muy importante no perder la cuenta. Cuestión de vida o muerte.

El siguiente movimiento es abrir la vía respiratoria. Se levanta la barbilla de la persona con dos dedos y, al mismo tiempo, se inclina la cabeza hacia atrás empujando la frente hacia abajo con la otra mano. A continuación, hay que observar, escuchar y sentir si hay respiración, con el oído cerca de la nariz y la boca del individuo, y fijarse si hay movimiento de pecho. En el caso de que no esté respirando o tenga dificultad para hacerlo, hay que cubrir firmemente con la boca la suya, cerrarle la nariz apretando con los dedos, manteniendo la barbilla levantada y la cabeza inclinada, y realizar dos insuflaciones. Cada una de ellas debe durar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante.

Luego, según este mismo protocolo, hay que continuar la RCP, con las treinta compresiones cardíacas, seguidas de dos insuflaciones y repetir, hasta que la persona se recupere o llegue la ayuda. Evidentemente, si hay en la zona un desfibrilador, hay que usarlo lo más pronto posible siguiendo al pie de la letra las instrucciones. Estas máquinas tienen unas almohadillas o paletas que se colocan sobre el pecho, revisan automáticamente el ritmo cardíaco y dan un choque súbito si éste se necesita para hacer que el corazón recobre su ritmo correcto. Son determinantes y, por eso, su presencia se ha ido normalizando en un montón de lugares, aunque no tanto como para encontrarlos, por ejemplo, en un garaje de un barrio obrero.

Pero, esta vez, la falta de un desfibrilador no importó. El coche de la ertzaina pinchó en el lugar adecuado en el momento preciso. Y los policías dieron un paseo, a la espera del arreglo, por el lugar adecuado en el momento preciso. Y el destino o la casualidad o la suerte les llevó hasta la calle Bernal Díaz de Luko cuando un hombre decía adiós a la vida. Y volvió a ella. Una pequeña gran historia.


http://www.noticiasdealava.com/2015/06/ ... casualidad