COMO OCURRIÓ

Compañeros caídos o lesionados en acto de servicio.

Moderador: Moderadores Zonales

Reglas del Foro
Este foro está CERRADO, visita y participa en nuestro nuevo foro en: https://www.foropolicia.es.

Por decisión de la administración en este foro ya no se podrán escribir temas ni mensajes nuevos y solo permanecerá abierto a efectos de consulta. Si quieres saber los motivos de este cambio pincha aquí.

Para cualquier información, pregunta o duda puedes enviarnos un e-mail a info@foropolicia.es

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Jue Jun 16, 2011 11:47 pm


Sudadera Cnp Geo

Alta calidad
militariapiel.es
MAS INFORMACION............................

El 16 de junio de 1981 la banda terrorista ETA asesinaba de un tiro a quemarropa, en la localidad guipuzcoana de Zaráuz, a la inspectora de Policía MARÍA JOSÉ GARCÍA SÁNCHEZ. Fue la primera agente de Policía muerta en acto de servicio en un atentado terrorista.

La inspectora participaba en un operativo antiterrorista en Zaráuz junto a varios miembros de la Brigada Central de Información a la que pertenecía. Tenían localizada una vivienda en la urbanización Vista Alegre, donde supuestamente se escondían miembros del grupo Goierri de ETA. Los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia en torno al edificio y se estaban preparando para entrar en el mismo.

Después de un rato de espera, cerca de la una de la madrugada la Policía forzó la puerta de acceso al portal. Mientras un grupo subía en el ascensor hasta el sexto piso, donde se presumía que podían haberse refugiado los terroristas, otro grupo quedó en el portal cubriendo una posible retirada. Entre estos últimos estaba María José García. Sin embargo, los etarras se percataron del despliegue policial e iniciaron la huida del piso. La inspectora comenzó a subir por la escalera, quizá porque había escuchado algo sospechoso, y al llegar a un descansillo, entre el portal y el primer piso, se encontró con los terroristas que le dispararon dejándola mortalmente herida.

El proyectil que alcanzó a María José García le atravesó el occipital, con trayectoria lateral, y le destrozó la parte posterior de la cabeza, según confirmaron fuentes médicas. La herida resultó mortal de necesidad y la joven ingresó cadáver a la 1:20 horas en el Hospital de la Cruz Roja de San Sebastián.

Los terroristas lanzaron dos granadas y se entabló un fuerte tiroteo, huyendo posteriormente tras hacer saltar a tiros la cerradura del primer piso. Desde una de las habitaciones los etarras saltaron por la ventana y huyeron hacia el monte Santa Bárbara, situado en la parte trasera del edificio.

Los funerales por el alma de la inspectora asesinada se celebraron en el salón del trono del Gobierno Civil de Guipúzcoa. Posteriormente, sus restos mortales fueron trasladados a Madrid.

Por este atentado sólo fue condenado en 1987 el miembro de ETA Juan María Tapia Irujo, alias Jon y Zapatones, a una pena de 7 años de prisión mayor por encubrimiento, al ocultar a los terroristas que acabaron con la vida de la inspectora de Policía. El grupo Goierri estaba comandado por Mikel Goikoetxea, alias Txapela, que fue asesinado en diciembre de 1983 por los GAL en San Juan de Luz. El etarra que disparó contra la inspectora fue José Luis Eciolaza Galán, alias Dienteputo. También participó en el tiroteo un tercer terrorista, alias Antxoka. Dienteputo, con seis asesinatos a sus espaldas, permanece fugado y sin juzgar. En 2010 era considerado por las Fuerzas de Seguridad del Estado uno de los máximos dirigentes de la banda terrorista ETA.



Imagen

María José García Sánchez era natural de Madrid. Tenía 23 años y estaba soltera. Hija de guardia civil, formó parte de la primera promoción de mujeres inspectoras del Cuerpo Superior de Policía. Ingresó en la Academia en febrero de 1979, junto con otras cuarenta y una mujeres. Tras ser destinada a la Brigada de Estupefacientes de Sevilla, pasó a la Brigada Central de Información. En el momento de su asesinato estaba agregada en la de Guipúzcoa. En los dos años de servicio tuvo diez menciones oficiales de felicitación por su trabajo. Fue enterrada en Ciruelos (Toledo).

D.E.P.

Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Sab Jun 18, 2011 12:20 am


¿Quieres ser Policía Nacional?

Prepárate con los mejores
joyfepolferes.es
VICTIMA DEL TERRORISMO DE "ETA".

D./Dª Eugenio Recio Garcia


Imagen



LUGAR: Santurce ( Vizcaya )

FECHA: 18-06-1985

PROFESIÓN/CARGO: Guardia Civil

DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS:

Dos jóvenes terroristas en la noche del 7 de octubre de 1979, se personan en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Puente Arce (Santander), notificando un ficticio accidente de tráfico. El Guardia de Puertas, José Luis Estévez, avisó a los sargentos Manuel Pérez Comeron, natural de Lumbrales (Salamanca) de 41 años de edad y Eugenio Recio Guzmán, natural de Mojados (Valladolid), de 35 años de edad; quienes acudieron para hablar con los jóvenes. En ese momento, los terroristas realizaron varios disparos a bocajarro contra los agentes y huyeron en un vehículo, donde un tercer terrorista les aguardaba. Los tres agentes quedaron tendidos en el suelo heridos de muerte, siendo trasladados al centro Médico "Marques de Valdecilla" de Santander, donde los sargentos ingresaron cadáveres. El guardia, tras ser sometido a una intervención quirúrgica, quedo ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos de dicho Centro Médico en estado muy grave. Los autores del atentado fueron detenidos en Santander. Entre las armas que les fueron intervenidas, figura la pistola que le arrebataron a uno de los agentes.


D.E.P.


Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Sab Jun 18, 2011 6:57 pm


Edición 175 Aniversario Gc

45
gafaspolicia.com
MAS INFORMACION.....................

El 18 de junio de 1986, la banda terrorista ETA asesinaba en Santurce (Vizcaya) al cabo de la guardia civil EUGENIO RECIO GARCÍA. Faltaban quince minutos para las ocho de la mañana y el guardia civil caminaba, vestido de paisano, por la calle de Las Viñas en dirección a la estación, donde cogería el tren que tendría que haberle llevado a su trabajo en el cuartel de la Guardia Civil de La Salve, en Bilbao. En ese momento fue abordado por un terrorista que, tras conminar a una joven que transitaba por el lugar a arrojarse al suelo, efectuó un único disparo con arma corta contra el agente. En el lugar del crimen se encontró un solo casquillo de bala.

El asesino había esperado a su víctima en un coche leyendo un periódico, para disimular hasta que llegase el guardia civil. Tras meterle el tiro en la nuca, huyó en el vehículo, que había sido robado a punta de pistola en Abanto y Ciérvana por cuatro terroristas. Dos se habían quedado vigilando al propietario, y otros dos se habían dirigido a Santurce para matar al guardia civil. El vehículo apareció esa misma tarde junto al polideportivo Los Llanos de Sestao.

Todas las fuerzas políticas vascas, con excepción de Herri Batasuna -uno de cuyos concejales del Ayuntamiento de Santurce se limitó a manifestar que "aquí la única solución es la negociación política con ETA"-, condenaron el asesinato. El vicesecretario general del Partido Socialista de Euskadi, Juan Manuel Eguiagaray, señaló que "algún día el pueblo vasco, deberá reconocer la deuda de gratitud que tiene contraída con esas fuerzas que, en primera línea y a riesgo de su vida, están librando una durísima batalla en defensa de las libertades de todos".

Cuatro días antes, el 14 de junio, las fuerzas nacionalistas se habían negado a respaldar una moción de apoyo a las Fuerzas de Seguridad del Estado en el Parlamento vasco. El mismo día del asesinato de Eugenio Recio, el Partido Nacionalista Vasco de Santurce hizo público un comunicado en el que se dirigía al PSOE con estas palabras: "Cumpla el Estatuto y vaya retirando a las Fuerzas de Seguridad del Estado en vez de sacar más números a la calle, provocando una dinámica de acción-respuesta que nos mete en un callejón sin salida".

El ministro del Interior, José Barrionuevo, presidió a media tarde los funerales celebrados en la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Santurce. Numerosos vecinos, más de los que solía ser habitual en ocasiones similares, se agolparon en silencio en las inmediaciones, e irrumpieron en aplausos cuando el féretro fue introducido en el furgón fúnebre. Junto al ministro y los familiares de Eugenio Recio, ocupaban lugar preferente en el templo el delegado del Gobierno en el País Vasco, el diputado general de Vizcaya, el gobernador civil y el alcalde socialista de Santurce, así como el capitán general de la VI Región militar y el director general de la Guardia Civil.

En el asesinato de Eugenio Recio participó, presuntamente, el etarra Juan Manuel Inciarte Gallardo, alias Buto y Jeremías, detenido en el aeropuerto de Barajas en agosto de 2009. Sobre el etarra pesaba una orden de detención desde 1991 por el asesinato de cinco personas. Inciarte fue detectado en México, tras una denuncia anónima, de donde fue expulsado por encontrarse en situación irregular.

Eugenio Recio García, de 51 años de edad, estaba casado con Demetria García y tenía seis hijos, tres chicos y tres chicas, con edades comprendidas entre los 9 y los 19 años. Era natural de Pitiegua (Salamanca) donde había nacido el 15 de marzo de 1934. Llevaba veintiséis años en la Guardia Civil, los dieciocho últimos destinado en Vizcaya. Los tres hijos menores cursaban sus estudios en escuelas de Santurce, mientras que los tres mayores lo hacían en Salamanca. Muy conocido en el barrio de Buyon, ninguno de sus vecinos ignoraba su profesión. En breve iba a ser trasladado a Salamanca, pues había pedido el cambio de destino para estar más cerca de su pueblo natal. El asesinato impidió que se cumpliese su deseo.

D.E.P.

Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Dom Jun 19, 2011 10:27 pm



foropolicia.es
El inspector Eduardo Puelles fue asesinado cuando se dirigía a su puesto de trabajo. Eran aproximadamente las 9:05 de la mañana cuando al introducirse en el vehículo hizo explosión la bomba-lapa. Un testigo presencial relató que Eduardo tuvo aún tiempo de pedir socorro, pero que nadie pudo dárselo por la intensidad de las llamas del incendio que siguió a la explosión.

Dos días después del asesinato, se celebró una manifestación que recorrió las calles de Bilbao. Al final de la misma, la viuda de Eduardo, Francisca Hernández, tomó la palabra para decir que la banda terrorista ETA lo único que ha conseguido "es dejar dos huérfanos y una viuda, no van a conseguir nada más porque gracias a Dios hay mucha gente como mi marido y no van a poder con ellos, cada día van a salir más y más". Después les llamó "asesinos" y exigió a los familiares de los etarras que fueran "pidiendo dinero" para visitarlos en las cárceles porque "no son presos políticos, no, es mentira, son asesinos".

La intervención de la viuda de Puelles fue muy criticada por los nacionalistas. Un miembro de la Ejecutiva del PNV dijo que "no se puede dejar el discurso a la viuda (...) La mujer lo mezcló todo. Hizo referencias muy duras a las familias de los presos. Supongo que estaría sedada a tope. Eso lo tienen que cuidar. Es mejor que las viudas no hablen" (El País, 22/06/2009).

El 1 de marzo de 2011, se detuvo en Vizcaya a cuatro miembros de la banda terrorista ETA. Las Fuerzas de Seguridad creen que tres de ellos son los autores del asesinato de Eduardo Puelles. Concretamente, participaron presuntamente en el asesinato Daniel Pastor Alonso y la pareja formada por Iñigo Zapirain Romano y Beatriz Etxebarria Caballero. A la cuarta arrestada, Lorena López Díez, no se la ha vinculado con el asesinato del inspector de Policía. En el momento de la detención la Guardia Civil ya sospechaba de su participación en el asesinato de Puelles, sospechas que se vieron posteriormente confirmadas tras el examen de la documentación incautada.
Imagen

Eduardo Puelles García tenía 49 años, estaba casado con Francisca Hernández y era padre de dos hijos, de 21 y 16 años. Natural de Baracaldo, de padres emigrantes (su padre de Valladolid y su madre de Burgos), era jefe de grupo de la Brigada de Información de Bilbao, entre cuyas tareas está precisamente la lucha antiterrorista. Durante su adolescencia soñaba con ser piloto de aviones de combate, pero la necesidad de contribuir en la economía familiar le llevó a ingresar en el Cuerpo Nacional de Policía con sólo 22 años. Su hermano Josu, ertzaina, contó a El País que su madre "sufrió mucho porque era el año 1982, una época terrible de atentados diarios. Edu siempre tuvo claro que si entraba en la Policía no sería para quedarse como agente raso".

Antes de incorporarse en 1991 a la comisaría de Bilbao estuvo destinado en Alicante, Irún y Portugalete. En 1997 se incorporó a la Brigada Provincial de Información de Bilbao y en 2002 ascendió al puesto de inspector. En el momento de su asesinato, estaba preparando su ascenso a inspector jefe. Puelles contaba con una impecable hoja de servicios y había recibido treinta y cinco felicitaciones por su profesionalidad. Había intervenido en una decena de operaciones que concluyeron con la detención de más de setenta miembros o colaboradores de la banda terrorista ETA. "Coge el currículo de mi hermano y examínalo. Verás la cantidad de detenciones de terroristas en las que ha participado, con una dedicación que quitaba a la familia en la mayoría de las ocasiones", señalaba Josu Puelles a La Razón (27/06/2009). Para la familia del inspector asesinado, Eduardo "es un héroe, y no una víctima, y como tal ha muerto". "Eduardo era un vasco noble y un español de corazón. Profundamente orgulloso de sus orígenes, supo proyectar su amor a su tierra en los sitios donde estuvo destinado", afirmaban desde el Sindicato Profesional de Policía (SPP) al que estaba afiliado. Sus compañeros de comisaría y de la Policía Nacional tampoco escatimaban en elogios a la hora de recordarle: "Un buen policía, un buen vasco y llevaba a sus espaldas 16 años de experiencia en Información", en la lucha contra el terrorismo.

D.E.P.


Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Dom Jun 19, 2011 10:30 pm


Cartera porta placa CNP

fabricado en piel de vacuno
enpieldeubrique.com
A las 7:15 horas del lunes 19 de junio de 1995 la banda terrorista ETA hacía estallar un coche-bomba en Madrid, provocando la muerte al policía municipal JESÚS REBOLLO GARCÍA. La explosión se produjo mientras los policías efectuaban tareas de acordonamiento y desalojo de la zona tras recibir un aviso de los asesinos. Este atentado de ETA se produjo al cumplirse exactamente dos meses desde que la banda terrorista intentara asesinar en Madrid al líder de la oposición, José María Aznar, atentado en el que resultó herida gravemente Margarita González Mansilla, fallecida tres meses más tarde, el 22 de julio.

Otros dos policías municipales, Francisco Javier Quintana y Agustín López Jiménez, sufrieron heridas leves, así como un vigilante de seguridad, Mariano Santos Duque,

una mujer que transitaba por la zona, Carmen Rodríguez Díaz y un funcionario de la Policía Nacional, Francisco Gil, que, al igual que Jesús Rebollo, se encontraba en el cordón de seguridad.

El vehículo utilizado, al que le habían cambiado la matrícula, era un Opel Omega de color azul oscuro, que había sido robado varios días antes en el madrileño barrio de Moratalaz. Los etarras habían cargado el coche con cerca de 60 kilos de amosal y un bidón de gasolina, según informó el ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch. A continuación miembros del grupo Madrid de ETA lo estacionaron en la calle del Carmen, que es peatonal, aproximadamente tres cuartos de hora antes de que lo hicieran estallar mediante un temporizador. Aunque no existían barreras físicas que lo impidiesen, en esa calle estaba prohibido aparcar.

A las 6:50 horas de la mañana, una persona que dijo hablar en nombre de la organización terrorista ETA, comunicó por teléfono a la Policía Local, Cruz Roja, Bomberos y la cadena SER, que un coche-bomba iba a estallar media hora después en la calle del Carmen. Agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional desalojaron en pocos minutos la zona, donde a esa hora transitaban numerosos ciudadanos que se dirigían al trabajo mientras otros esperaban el autobús.

Toda la zona fue cortada en un diámetro de cien metros y rodeada por cintas de seguridad. Poco después, a las 7:15 horas, antes de que los artificieros se acercaran a inspeccionar el coche, se produjo la explosión. Los terroristas habían colocado dos papeleras de hierro fundido a ambos lados del vehículo, para que actuaran como metralla. Además, la calle donde estalló el coche-bomba es muy estrecha, lo que provocó que la onda expansiva tuviera un "efecto cañón".

El agente Jesús Rebollo fue alcanzado en la cabeza por un trozo de metralla, a pesar de que se encontraba a más de ochenta metros de distancia del coche-bomba. El impacto le provocó un traumatismo craneoencefálico severo. Fue atendido en un primer momento en una ambulancia del SAMUR y, posteriormente, procedieron a trasladarlo al Hospital Clínico, donde intentaron reanimarle. Antes, durante el traslado, el agente estaba consciente y se interesó por el estado del resto de sus compañeros, según fuentes policiales. Falleció una hora después.

La potente explosión afectó a un total de veinticuatro inmuebles de la zona de Callao y de las calles Carmen y Preciados. Especialmente afectados quedaron los edificios de Galerías Preciados y la FNAC. En este último, de donde previamente habían sido desalojados unos veinte trabajadores de la limpieza y de seguridad que se encontraban en el interior, se produjo un pequeño incendio e importantes daños materiales.

Los expertos de la lucha antiterrorista consideraron que, dada la hora en que se produjo el atentado y los confusos avisos que dieron previamente los etarras, algo no habitual, el objetivo de los terroristas era asesinar a los policías. En concreto, según fuentes de Interior, ETA pretendía "cazar" a miembros de los Tedax (Técnicos en Desactivación de Explosivos de la Policía Nacional) que acudieran a acordonar la zona y desactivar la carga explosiva.

El titular del juzgado central de instrucción número uno de la Audiencia Nacional, Carlos Bueren, y el fiscal de la Audiencia Nacional, Ignacio Gordillo, se desplazaron al lugar del atentado alrededor de las diez de la mañana. Por su parte, la delegada del Gobierno en Madrid, Pilar Lledó, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que colaborasen en la identificación y búsqueda de los autores del atentado. Minutos después de que se produjera el atentado, efectivos de la Policía Nacional formaron varios controles alrededor del centro de la capital para intentar localizar a los responsables, siguiendo las directrices fijadas unos meses antes por el Ministerio de Justicia e Interior para casos de atentado.

Jesús Rebollo García, de 39 años, estaba casado y era padre de cuatro hijos. Considerado un policía ejemplar, tanto por sus compañeros como por sus superiores, había ingresado en el Cuerpo en 1980, con tan solo 24 años. Llevaba quince años de servicio, durante los cuales recibió tres felicitaciones, tres menciones honoríficas, el Galón de Mérito y la Medalla de la Policía Municipal que recibió en 1994 de manos del entonces alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, durante los actos de San Juan, patrón del Cuerpo. El alcalde decretó dos días de duelo y condecoró a título póstumo al agente con el único galardón que le faltaba: la Medalla de Plata de Madrid. El funeral por Jesús Rebollo, oficiado por el vicario general del Arzobispado Castrense, Clemente Martín, y al que asistieron más de 3.000 personas, tuvo lugar al día siguiente en el patio central de la Jefatura de la Policía, en la Casa de Campo. Posteriormente sus restos fueron incinerados en el cementerio de La Almudena, en Madrid y sus cenizas se esparcieron en un acto íntimo en algún lugar de la sierra madrileña.

D.E.P.


Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor tsahal » Lun Jun 20, 2011 6:18 pm


osveo escribió:La intervención de la viuda de Puelles fue muy criticada por los nacionalistas. Un miembro de la Ejecutiva del PNV dijo que "no se puede dejar el discurso a la viuda (...) La mujer lo mezcló todo. Hizo referencias muy duras a las familias de los presos. Supongo que estaría sedada a tope. Eso lo tienen que cuidar. Es mejor que las viudas no hablen" (El País, 22/06/2009).


no se yo si es mejor que hablen las viudas o que hablen ciertos bastardos...
Imagen
Hermano de armas, si lees esto será porque yo habré muerto. Por favor, cumple la última voluntad de este soldado español […]
Monte Arruit a 8 de agosto de 1921.
Avatar de Usuario
tsahal
MODERADOR GLOBAL
MODERADOR GLOBAL
 
Mensajes: 13213
Registrado: Mié Ago 09, 2006 11:19 pm
Ubicación: Sefarad

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor UDYCO » Lun Jun 20, 2011 8:16 pm


Temario Policia Nacional

Edicion 2019
editorialcenpol.es
tsahal escribió:
osveo escribió:La intervención de la viuda de Puelles fue muy criticada por los nacionalistas. Un miembro de la Ejecutiva del PNV dijo que "no se puede dejar el discurso a la viuda (...) La mujer lo mezcló todo. Hizo referencias muy duras a las familias de los presos. Supongo que estaría sedada a tope. Eso lo tienen que cuidar. Es mejor que las viudas no hablen" (El País, 22/06/2009).


no se yo si es mejor que hablen las viudas o que hablen ciertos bastardos...
Imagen Sed leales y dignos del uniforme que vestís.

Para cualquier cuestión relativa a la moderación, póngase en contacto vía MP con el moderador o con los webmasters.
Avatar de Usuario
UDYCO
MODERADOR GLOBAL
MODERADOR GLOBAL
 
Mensajes: 7741
Registrado: Lun Jul 31, 2006 1:03 am
Ubicación: ESPAÑA

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Mar Jun 21, 2011 11:47 pm


DEPOL Guardia Civil

Inicio curso: septiembre 2019
de-pol.es
las diez de la noche del miércoles 21 de junio de 1978, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en Tolosa (Guipúzcoa) al policía municipal ANTONIO GARCÍA CABALLERO cuando se dirigía a su domicilio, situado en el barrio de Bidebieta de esta localidad guipuzcoana. El atentado fue perpetrado por miembros del grupo Gamboa de ETA, el mismo que en el mes de marzo había asesinado al sargento retirado José María Acedo Panizo, supuestamente en venganza por la muerte de Txabi Etxebarrieta, primer muerto de la banda terrorista y autor del asesinato del guardia civil José Pardines Arcay.

La víctima, desarmada y vestida de civil, se dirigía a su domicilio. Tres etarras le estaban esperando y, cuando lo vieron aparecer, lo acribillaron a balazos. Dispararon contra él más de catorce tiros, nueve de los cuales le alcanzaron causándole la muerte en el acto. A continuación, los terroristas se dieron a la fuga en un coche Seat 850 robado la tarde anterior por dos personas en Orio, dejando a su propietario, Joaquín María Aizpurúa, amordazado y maniatado en Usurbil. El vehículo fue localizado horas después en Andoain. En el lugar del ametrallamiento se recogieron catorce casquillos de 9 milímetros parabellum, y varios más en el vehículo utilizado por los terroristas.

Antonio había sido amenazado de muerte varias veces. Unos días antes del asesinato, el 17 de junio, varios jóvenes habían intentado quemar su coche, rociándolo con gasolina, pero los gritos de algunas personas que se percataron del hecho hicieron que se dieran a la fuga, aunque el coche quedó bastante dañado. Un compañero de trabajo manifestó, que "Antonio nunca se había metido en asuntos políticos, y ni siquiera hablaba de ellos". Asimismo, señaló que el guardia municipal asesinado iba desarmado, ya que la Policía Municipal de Tolosa no utilizaba armas de fuego.

A las nueve de la mañana del día siguiente, jueves 22 de junio, se reunió con carácter de urgencia el pleno de la gestora municipal de Tolosa que, tras un largo debate, hizo llegar a la prensa su condena por el asesinato del agente municipal. El sindicato Comisiones Obreras, central a la que estaba afiliado Antonio desde noviembre de 1977, hizo público otro comunicado en el que condenaba el atentado y llamaba a los trabajadores a "pronunciarse manifestando su repulsa por el asesinato, ya que sólo la acción decidida de los trabajadores podrá poner fin a este tipo de actos".

Asimismo, la Policía Municipal de Tolosa, reunida en asamblea esa misma tarde, decidió hacer un llamamiento a todos los policías municipales de España para que secundasen una huelga al día siguiente, viernes 23 de junio, en señal de repulsa por el asesinato. El comunicado de la Policía Municipal añadía que Antonio García no estaba vinculado a ninguna ideología, ni de extrema derecha ni de extrema izquierda. El 23 de junio se registraron paros de los policías municipales en todo el País Vasco. Uno de los mayores paros tuvo lugar en San Sebastián. La población donostiarra se vio desasistida de los habituales servicios que prestaba en la ciudad este cuerpo, al permanecer los ciento cuarenta miembros con que contaba la plantilla encerrados en sus dependencias, con un retén para cubrir los imprevistos urgentes. Mientras que en distintos puntos de San Sebastián fuerzas de la Policía Armada cubrían los servicios normalmente prestados por la Policía Municipal, en la capital vizcaína la Policía del Ayuntamiento de Bilbao realizó un paro simbólico de media hora y el resto del día sus miembros realizaron su trabajo con brazaletes negros en solidaridad con sus compañeros de Guipúzcoa. También la Policía Municipal de Madrid acordó realizar el día 30 de junio paros en cada uno de los turnos como protesta por el asesinato de Antonio García.

Dos días después del asesinato, a las diez de la mañana del viernes 23 de junio, se celebró en la Iglesia de Santa María de Tolosa el funeral de cuerpo presente por el alma de Antonio García Caballero. El funeral fue organizado por la gestora municipal de Tolosa y más de trescientas personas entre familiares, compañeros de profesión y del sindicato Comisiones Obreras, asistieron al oficio.

Ese mismo día, la banda terrorista difundía un comunicado para reivindicar el atentado contra el agente, al que acusó de ser "confidente de las fuerzas represivas".

En 1983 la Audiencia Nacional condenó a José Ignacio Goicoechea Arandia, José Luis Elustondo Oyarzábal y Joaquín Zubillaga Artola, todos miembros del grupo Gamboa de ETA, a sendas penas de 24 años de reclusión mayor por el asesinato del policía municipal.

Antonio García Caballero tenía 26 años, estaba casado y era padre de dos hijos. Natural de Rueca (Badajoz), donde residía su familia, Antonio llevaba diez años ejerciendo su profesión en Tolosa. El agente vivía en una casa de huéspedes de Tolosa, donde trabajaba como conductor de la grúa municipal.

D.E.P.

Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Mié Jun 22, 2011 12:17 am



Increibles precios
materialpolicial.com
VICTIMA DEL TERRORISMO DE "ETA".

D./ Juan Maldonado Moreno

Imagen



LUGAR: Pasajes De San Juan ( Guipuzcoa )

FECHA: 22-06-1983

PROFESIÓN/CARGO: Guardia Civil

DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS:

Don Juan Maldonado Moreno, Guardia Civil, natural de la localidad de Adra (Almería), de 42 años de edad, casado y padre de dos hijas; sobre las dieciocho horas y cuarenta minutos del miércoles 22 de junio de 1983, al accionar la llave de contacto de su vehículo, estacionado en una pequeña plazoleta utilizada como aparcamiento, en el barrio de Meipi, de la localidad guipuzcoana de Pasajes de San Juan, una explosión de gran potencia, dejó convertido el turismo Renault 8, de Juan Maldonado, en un amasijo de chatarra. El cuerpo del agente de la Benemérita, fue seccionado en dos por la onda expansiva, que destrozó a otros vehículos aparcados en las inmediaciones y produjo la rotura de cristales en numerosas viviendas y comercios. Una mujer que pasaba por el lugar en el momento de la explosión, resultó herida al ser alcanzada por los cristales del vehículo, siendo trasladada al Hospital de la Cruz Roja de San Sebastián., donde le practicaron las primeras curas de urgencia. La bomba estaba colocada, al parecer, en los bajos del coche, ya que la explosión abrió un pequeño boquete en la calzada. Teniendo en cuenta la hora y lo transitado de la zona, el atentado pudo haber causado muchas más víctimas.


D.E.P.

Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Mié Jun 22, 2011 6:25 pm



intervencionpolicial.com
MAS INFORMACION....................


En torno a las 18:40 horas del 22 de junio de 1983, la banda terrorista ETA asesinaba en Pasajes de San Juan (Guipúzcoa) al guardia civil JUAN MALDONADO MORENO. Su cuerpo quedó destrozado por la explosión de una bomba-lapa adosada a los bajos de su vehículo, que quedó convertido en un amasijo de chatarra.

La explosión, de gran potencia, tuvo lugar en el momento en el que el guardia civil, que vestía de paisano, accionó la llave de contacto de su vehículo, un Renault 8 de color rojo, aparcado en una pequeña plazoleta que se utiliza como aparcamiento en un extremo del pueblo, muy cerca de su domicilio. El cuerpo del agente fue seccionado en dos por la onda expansiva.

Una mujer de nacionalidad portuguesa, que pasaba por el lugar en el momento de la explosión, resultó herida al ser alcanzada por los cristales del vehículo. La mujer herida fue trasladada al Hospital de la Cruz Roja en San Sebastián, donde le practicaron las primeras curas. Tenía incrustadas en el rostro, y en diferentes partes de su cuerpo, numerosas partículas de cristales, pero los médicos consideraron que sus heridas no revestían gravedad. La onda expansiva destrozó, además, otros vehículos aparcados en las inmediaciones y provocó la rotura de cristales en numerosas viviendas y comercios.

El funeral celebrado al día siguiente en el patio del Gobierno Civil de Guipúzcoa contó con la asistencia, por primera vez en este tipo de actos, del teniente coronel Díaz Arcocha, máximo responsable de la Ertzaintza, que sería asesinado por ETA el 7 de marzo de 1985, y el capitán García Oteiza. Al funeral también asistieron el ministro del Interior, José Barrionuevo; el inspector general de la Guardia Civil, Aramburu Topete; el delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jáuregui; el capitán general de la VI Región Militar y otras autoridades. Se renunció al funeral en la Sagrada Familia, tras la negativa del obispo Setién a que el féretro llevara bandera alguna.

Imagen

Juan Maldonado Moreno tenía 42 años. Era de Adra (Almería), estaba casado y tenía dos hijas de 9 y 7 años. Desde doce años antes de ser asesinado prestaba servicio en uno de los puestos de aduanas del puerto de Pasajes, escenario de numerosos atentados contra miembros de la Guardia Civil. El guardia civil tenía costumbres muy regulares: solía jugar habitualmente a las cartas en el mismo bar y acudir a una huerta cercana a su domicilio. Fue enterrado en el municipio granadino de Motril con la asistencia de varios miles de personas que recibieron el féretro entre gritos de "ETA asesina" y vivas a la Guardia Civil. La banda terrorista ETA reivindicó el atentado el 7 de julio.

D.E.P.

Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor TE DUCK QUEEN » Jue Jun 23, 2011 10:21 am


Academia Acceso CNP

sector115.es
POLICIA NACIONAL D. EMILIO JUAN CASANOVA LOPEZ

El 23 de junio de 1983 la banda terrorista ETA asesinaba en San Sebastián al policía nacional EMILIO JUAN CASANOVA LÓPEZ. Eran aproximadamente las 14:20 horas y hacía dos horas que había finalizado el funeral por Juan Maldonado Moreno, asesinado el día anterior en Pasajes.

El atentado, obra de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, se produjo mediante la explosión de un coche-bomba al paso de una patrulla policial formada por un furgón y una furgoneta con siete agentes de la Policía Nacional en su interior. La patrulla se dirigía al Parque Móvil de San Sebastián y circulaba por el paseo de Mundaiz, en la margen derecha de la ría del Urumea. Los terroristas, apostados en la otra orilla, activaron a distancia la bomba en el momento en que la furgoneta policial se situó al lado del coche cargado de explosivos.

El vehículo en el que viajaban los agentes fue alcanzado de lleno por la metralla y la onda expansiva de la bomba. La fortísima explosión quemó las ramas de los árboles del paseo y levantó en el aire los restos del coche Seat 127 en el que se encontraba el artefacto explosivo, que contenía gruesos tornillos y tuercas a modo de metralla.

El lateral izquierdo de la furgoneta policial quedó acribillada, con orificios que en algunos casos alcanzaban varios centímetros de diámetro. Emilio Juan Casanova López fue trasladado urgentemente al Hospital de la Cruz Roja, donde falleció poco después, mientras que otros compañeros heridos eran trasladados a la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu de San Sebastián, y otros dos más, al Hospital Provincial. Un portavoz de la residencia sanitaria hizo un llamamiento público a primeras horas de la tarde solicitando sangre para las transfusiones.

Minutos después del atentado, efectivos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil desarrollaron en San Sebastián una amplia operación con controles, cacheos y, en algunos casos, registros de viviendas. El tráfico de amplias zonas de la ciudad quedó colapsado, mientras vehículos policiales cruzaban las calles a toda velocidad haciendo sonar sus sirenas. Cientos de ciudadanos fueron interceptados e identificados en una operación policial espectacular por su envergadura y por la celeridad con la que fue realizada.

Uno de los policías heridos, José Antonio Quintana Cañuelo, de 27 años, tenía seccionada parcialmente la arteria yugular y su estado era gravísimo. Sufrió múltiples heridas de metralla en cabeza, tronco y extremidades, shock hemorrágico y paro cardiaco. Era natural de Valencia y estaba casado. Antonio Gutiérrez Pizarro, natural de Algeciras, 29 años, casado y con dos hijos, sufrió heridas graves en región lumbar derecha y múltiples heridas incisocontusas. El resto de agentes -Jesús María Díaz Barcia, Heliodoro Borrás Jesús, Juan Plaza Navarro y Engracio Calabuig Noguera- resultaron heridos de menor gravedad.

A las 20:00 horas se celebró el funeral en el salón del trono del Gobierno Civil presidido por el ministro Barrionuevo, mandos policiales, el alcalde y representantes municipales.

Emilio Juan Casanova López, era natural de Ayora (Valencia). Tenía 29 años y estaba casado. El agente había estado presente en los funerales que se celebraron a mediodía en el Gobierno Civil por el guardia civil asesinado la víspera, Juan Maldonado Moreno. Al día siguiente se celebró en su localidad natal el funeral y entierro de la víctima, al que asistieron unas seis mil personas. Ese mismo día los Comandos Autónomos Anticapitalistas reivindicaron el atentado con llamadas a diferentes medios del País Vasco.
Imagen

DESACTIVACIÓN :
Vaga presunción basada en hechos discutibles
de experiencias no concluyentes
desarrollados mediante instrumentos sin precisión
por personas inseguras
con decisiones cuestionables
Avatar de Usuario
TE DUCK QUEEN
Nivel: Alto -Inspector de Policía-
Nivel: Alto -Inspector de Policía-
 
Mensajes: 1470
Registrado: Mar Feb 19, 2008 8:26 pm
Ubicación: BEHIND YOU

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Lun Jun 27, 2011 12:10 am


VICTIMA DEL TERRORISMO DE "ETA".

D./Dª Jose Luis Hervas Mañas

Imagen



LUGAR: Foz De Lumbier ( Navarra )

FECHA: 25-06-1990

PROFESIÓN/CARGO: Sargento Guardia Civil

DESCRIPCIÓN DE LOS HECHOS:

José Luis Hervás Mañas, Sargento de la Guardia Civil, natural de la localidad de Yeste (Albacete), de 35 años de edad, fallece en el paraje conocido como Foz de Lumbier (Navarra), como consecuencia de las heridas sufridas en un enfrentamiento armado entre miembros de una patrulla de la Guardia Civil y un grupo de terroristas de ETA (dos hombres y una mujer). Uno de ellos, German Rubenach Roiz, "Antxon"; resulto herido en el enfrentamiento, abandonado a su suerte, por los otros miembros del comando, horas mas tarde fue detenido. Sobre las once horas y cincuenta minutos del lunes 25 de junio de 1990, la pareja de la Guardia Civil del Puesto de Lumbier (Navarra), compuesta por el Sargento José Luis Hervás Mañas y el Cabo Domingo Ortega Torres, que se encontraban de servicio en Foz de Lumbier, observaron unas bolsas a la orilla del río que les infundieron sospechas, pensando que pudieran tratarse de objetos procedentes de robo. El Sargento descendió un desnivel existente entre el camino y el río, al objeto de proceder al reconocimiento de las mismas. En ese momento el Cabo vio a un individuo que se encontraba pendiente de la bolsa por lo que avisó al Sargento de la presencia de personas alrededor de las mismas, contestándole éste con un gesto de llevarse el dedo al ojo, que ya se había percatado de dicha presencia y dirigiéndose seguidamente identificar al individuo. En ese momento el Cabo Domingo, advirtió que se aproximaba al lugar un vehículo oficial, ocupado por el Sargento José Domínguez Piris (Jefe Accidental de la Línea), natural de Nogales (Badajoz) de 41 años de edad, y el Guardia Benito Rivero Petronila. Con el fin de avisar a José Luis Hervás, de la presencia de estos últimos, procedió a tocar el silbato para que subiera, escuchándose en ese momento dos detonaciones provenientes de la zona del barranco; siendo en ese momento las doce horas horas. Al asomarse los agentes, divisaron al Sargento Hervás en el suelo del barranco y dos individuos y una chica que corrían río arriba. Al darles el alto, fueron respondidos con disparos, por lo que el Cabo y el Guardia repelieron la agresión haciendo uso de sus armas cortas reglamentarias, en tanto que el Sargento Jefe de Línea se acercó a uno de los coches para alertar a la Central Operativa de Servicios (COS) de los hechos, momento en el que resultó herido por uno de los disparos de los agresores. Al ser repelida la agresión, los terroristas se ocultaron entre la maleza por lo que fueron perdidos de vista por la Fuerza actuante. Como quiera que la herida sufrida por el Sargento Domínguez Piris manaba abundante sangre, decidieron evacuarlo hacía las asistencias médicas de Sangüesa, utilizando para ello el vehículo oficial haciendo uso de las sirenas y priorativos, a la vez que trataban de enlazar con el COS para comunicar la novedad. Una pareja de súbditos holandeses que se encontraban en la Foz de Lumbier, escucharon el intercambio de disparos y decidieron aproximarse a comprobar lo ocurrido, viendo en la hondonada a un grupo de personas corriendo. Instantes después esas personas les abordaron, preguntándoles si tenían coche, a lo que estos respondieron que no. Ante la negativa, bajaron de nuevo a la hondonada y se ocultaron en la maleza. Los holandeses no pudieron avisar a los miembros de la Guardia Civil, ya que éstos evacuaban a gran velocidad al Sargento herido, resultando inútil comunicarse con ellos ante el estruendo de las señales acústicas de las sirenas que rebotaban en las paredes de la hondonada, lo cual acrecentaba su sonido. Posteriormente escucharon un disparo, ignorando quien pudo efectuarlo. A las doce horas y quince minutos la Central Operativa de Servicios (COS), tras recibir la comunicación de los hechos, transmite las ordenes para el cerco de la zona. Quedando establecido por la 3ª Compañía del GAR y personal de la Comandancia de Navarra. El Cabo Ortega y el Guardia Rivera que evacuaron al Sargento herido hasta Sangüesa, regresan al lugar de los hechos acompañados por un médico, una enfermera y un sacerdote, encontrándose con un vehículo del Servicio de Información de la Comandancia en el túnel de Liédana, marchando juntos hasta el lugar donde se hallaba el cuerpo del sargento Hervas; descendiendo el médico y dos miembros del SIGC, comprobando que era cadáver y que le faltaba la pistola reglamentaria, pasando aviso al Señor Juez Titular del Juzgado de Instrucción de Aoiz. En el rastreo efectuado, sobre el itinerario empleado por los agresores en su huida, fue localizada una bolsa de tela vaquera que contenía una pistola marca Browning, calibre 9 mm/parabellum, varios cargadores y cartuchería de la marca SF, asimismo fueron encontrados dos casquillos también marca SF y del mismo calibre y restos de sangre; continuándose dicho rastreo con ayuda de perros especializados. Sobre las veinte horas y cuarenta y cinco minutos, a unos 600 metros aproximadamente del sitio donde se produjo la agresión inicial, se detectó a un individuo semioculto entre la espesura, al que se le dio el alto y e le hizo salir; observando en ese momento que se encontraba herido y con la cara totalmente cubierta de sangre coagulada. Portaba una pistola en el cinturón, por lo que fue desarmado e identificado como el miembro de ETA German Rubenach Roig, comprobándose que tenía una herida al parecer de bala con entrada en la parte inferior del maxilar y salida por la parte izquierda de la frente; circunstancia por la cual se solicitó una ambulancia para su evacuación a un centro sanitario de Pamplona. Al haberse hecho de noche y debido a la escabrosidad del terreno se hizo imposible continuar el reconocimiento de la zona, procediendo a acordonarse la misma para continuar las operaciones al día siguiente. El miembro de ETA detenido y trasladado al hospital se trata de GERMAN RUBENACH ROIG, hijo de Luis y María Dolores, nacido el día 17-01-65 en Bilbao (Vizcaya), con DNI número 18.204.659, con domicilio en Pamplona, C/ Isaba número 34, el cual se encontraba huido en Francia desde abril de 1987, fecha en que fue desarticulado el comando TXALUPA de ETA (m), del que formaba parte. Sobre las siete horas del martes 26 de junio de 1990, fueron reiniciadas las labores de rastreo, siendo a las ocho horas y cuarenta y cinco minutos, cuando una patrulla del GAR encontró el cadáver de un hombre en posición decúbito prono en la orilla del río y con la parte inferior de su cuerpo introducida en el agua, y que presentaba heridas al parecer de bala en la cabeza. A un metro u medio de distancia aproximadamente del cadáver antes citado y en la ladera que asciende desde el río al camino, entre arbustos y maleza, fue encontrado el cadáver de una mujer en posición decúbito supino y apoyado en el costado lateral derecho, la cual también presentaba heridas de bala en la cabeza; por lo que se paso aviso inmediatamente a la Juez Titular del Juzgado de Instrucción de Aoiz. Durante el levantamiento de los cadáveres, fue hallada bajo el cuerpo del hombre y sumergida en el agua una pistola marca Browning, calibre 9 mm/parabellum, que tenía alojado un cartucho en la recámara y once en su cargador. Al levantar el cadáver de la mujer fue encontrada la pistola marca Star, modelo 30 M, calibre 9 mm/parabellum, número 1.686.930, y que pertenecía al Sargento de la Guardia Civil Don José Luis Hervás Mañas, a quien se la habían sustraído los agresores, tras asesinarle. Ambos cadáveres presentaban en el momento de ser hallados síntomas de putrefacción y livideces cadavéricas, siendo identificados posteriormente como: -El del hombre: JUAN MARIA LIZARRALDE URRETA, DNI 15.912.858, nacido en San Sebastián (Guipúzcoa) el 10-04-56, hijo de Juan y Dominica, con último domicilio conocido en Andoaín (Guipúzcoa), C/ Ondarreta número 8, individuo perteneciente a la banda terrorista ETA, de la que era miembro liberado y que había formado parte de la composición del comando NAFARROA, desarticulado en Pamplona en el mes de marzo de 1986. -El de la mujer: MARÍA SUSANA ARREGUI MAIZTEGUI, DNI 72.571.578, nacida en Oñate (Guipúzcoa) el 11-08-64, hija de José Luis y de Encarnación, con último domicilio conocido en Oñate (Guipúzcoa), C/ Goribar número 6; perteneciente a la banda terrorista ETA, de la que era miembro liberado y que huyo a Francia para evitar su detención en mayo de 1987. A un metro de distancia aproximadamente del lugar donde apareció el cuerpo de Susana Arregui, fue encontrada una mancha de sangre reseca, así como algunos arbustos impregnados de la misma y junto al cuerpo de ésta dos casquillos de munición 9 mm/parabellum, de la marca Santa Bárbara.

D.E.P.


Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Lun Jun 27, 2011 12:14 am


MAS INFORMACION...................


En torno a las doce del mediodía del lunes 25 de junio de 1990, el sargento de la Guardia Civil JOSÉ LUIS HERVÁS MAÑAS moría en un tiroteo con tres miembros de la banda terrorista ETA en un paraje montañoso de Navarra conocido como la Foz de Lumbier.

Hervás Mañas formaba parte de una patrulla de vigilancia de la Guardia Civil para proteger a los turistas que visitaban el paraje natural de la Foz de Lumbier, pues se habían producido muchos robos a campistas en esa zona durante los meses anteriores.

El 25 de junio los ocupantes de dos coches todoterreno de la Guardia Civil observaron los movimientos sospechosos de tres individuos que estaban acampados en la orilla del río Irati. El sargento Hervás bajó por un terraplén para pedirles la documentación y que le mostraran el contenido de sus mochilas. En ese momento el etarra Germán Rubenach Roig, uno de los tres sospechosos, disparó al guardia civil, provocándole la muerte. Hervás Mañas fue alcanzado por tres disparos en el cuello, el pecho y un brazo. Una vez en el suelo, le robaron su arma reglamentaria. Rubenach estaba acompañado por Juan María Lizarralde Urreta y Susana Arregui Maiztegui. Los tres habían sido trasladados días antes a la Foz de Lumbier por Javier María Goldaraz Aldaya y Juan José Zubieta Zubeldia. Haciéndose pasar por excursionistas, estudiaban los hábitos y rutinas de las patrullas de la Guardia Civil con el fin de atentar contra sus miembros.

Tras asesinar al sargento Hervás, se produjo un intercambio de disparos entre los tres terroristas, que abrieron fuego para cubrir su fuga, y los demás guardias civiles que componían la patrulla de vigilancia, resultando gravemente herido el sargento de la Guardia Civil José Domínguez Piris, comandante del puesto de la cercana localidad de Yesa. Fue trasladado a la Clínica Universitaria de Pamplona, donde se le intervino quirúrgicamente para intentar extraerle una bala que le había entrado por la cadera derecha y había quedado incrustada en la zona posterior izquierda del sacro.

Los tres terroristas huyeron a pie y en su huida se les cayó una bolsa en la que, entre otros objetos, se encontró una pistola del calibre 9 milímetros parabellum. Inmediatamente se organizaron patrullas de la Guardia Civil que acordonaron y batieron la zona, apoyadas por helicópteros. Cerca de las nueve de la noche, una de las patrullas encontró en la orilla del río Irati a un hombre con una herida de bala en la cabeza, que poco después fue identificado como Germán Rubenach Roig, antiguo integrante del grupo Txalupa de ETA, ya desarticulado. El etarra fue trasladado al Hospital de Navarra donde, a medianoche, fue intervenido quirúrgicamente.

Al día siguiente, hacia las 9:00 horas, cuatro guardias civiles que seguían batiendo la zona encontraron los cadáveres de Juan María Lizarralde y Susana Arregui a orillas del río Iratí, a unos quinientos metros de donde había sido asesinado el sargento Hervás el día anterior. Ambos presentaban disparos de bala en la cabeza. Debajo del cuerpo de Arregui encontraron la pistola reglamentaria del sargento asesinado, mientras que debajo del cadáver de Lizarralde se encontró una pistola marca Browning. Esta última pistola es la que se había utilizado para acabar con la vida del ex policía nacional Francisco Almagro Carmona, asesinado en Pamplona el 3 de junio de ese mismo año.

La Guardia Civil encontró entre las pertenencias de los terroristas abandonadas en la Foz de Lumbier (Navarra), notas manuscritas tomadas la semana anterior sobre los movimientos por la zona de patrullas del Instituto Armado, por lo que consideraron probable que estuvieran preparando un atentado.

El ministro del Interior, José Luis Corcuera, defendió ante los medios de comunicación y en sede parlamentaria que Arregui y Lizarralde se habían suicidado al verse rodeados por efectivos de la Guardia Civil. Por su parte, el lehendakari José Antonio Ardanza manifestó el 27 de junio: "Quiero creer la versión oficial, pero me extraña porque no creo que dos miembros de ETA se suiciden". Estas declaraciones provocaron una gran polémica y una reacción inmediata del Partido Socialista de Euskadi.

Sucesivas sentencias judiciales no han logrado esclarecer completamente los hechos. En un fallo de 1995 la Audiencia Nacional señaló que no había pruebas sólidas para sostener que se hubiera producido ni un suicidio colectivo, ni un "homicidio consentido" acordado entre los tres etarras para quitarse la vida.

En 1992 Germán Rubenach Roig fue juzgado y condenado a 57 años de reclusión por el asesinato de José Luis Hervás y el asesinato frustrado de José Domínguez Piris, entre otros delitos. En ese mismo fallo se condenó a Juan José Zubieta Zubeldia a 24 años de cárcel como autor de un delito de atentado en grado de conspiración. En 1993 fue condenado Javier María Goldaraz Aldaya a 23 años de cárcel como autor de los delitos de militancia en banda terrorista y atentado en grado de conspiración. Estos dos últimos etarras fueron los que trasladaron a Rubenach, Lizarralde y Arregui hasta la Foz de Lumbier para que preparasen un atentado contra la Guardia Civil.



José Luis Hervás Mañas, de 34 años de edad, era natural de Yeste (Albacete). De niño había vivido en Castellón, donde formó parte de un grupo musical llamado Los D-2. En Castellón residía su familia y ahí fue enterrado. Estaba casado y tenía dos hijos, una niña de 12 años y un niño de 10. José Luis estudiaba la carrera de Derecho y sólo le faltaba una asignatura para terminarla. Destinado en Navarra desde marzo de 1990, tenía previsto trasladarse a Castellón en el mes de julio, donde ya tenía plaza asignada. El sargento estaba en posesión de la Cruz de la Orden del Mérito Militar.


Imagen


D.E.P.


Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor TE DUCK QUEEN » Lun Jun 27, 2011 10:24 am


Fundas Para Grilletes Desde 7?

En cordura o piel, 30 modelos
desenfunda.com
SARGENTO DE LA POLICIA ARMADA D. FRANCISCO MARTIN GONZALEZ

A las nueve de la noche del martes 27 de junio de 1978 ETA militar asesinaba a balazos, en el barrio de Bidebieta de San Sebastián, al Sargento de la Policía Armada Francisco Martín González.

Unas horas después, a la 1,20 de la madrugada otro comando de ETA abrió fuego contra otros miembros de la policía que habían montado un control de carretera para intentar capturar a los autores de la muerte de Francisco Martín. Los disparos hechos de un monte cercano a la capital donostiarra, aunque se realizaron desde bastante distancia, provocaron la inmediata alarma de los policías que se tiraron al suelo para protegerse de la agresión. Horas después, cuando amaneció, se inspeccionó la zona encontrándose cerca del lugar desde el que se realizaron los disparos tres paquetes que contenían respectivamente un kilo de goma-2 cada uno adosados a una cantidad importante de metralla formada por tornillos que hubiesen aumentado considerablemente su poder destructor. Los explosivos, que estaban preparados para ser lanzados directamente, a modo de bomba de mano, hizo suponer que se trataba de una emboscada y que los disparos sólo tenían por objetivo el hacer acercarse al lugar a la policía.

Los restos mortales del sargento de la Policía Armada Francisco Martín fueron trasladados al día siguiente, 28 de junio a Madrid, donde quedó instalada la capilla ardiente en la Academia de la Policía Armada de Canillas. Esta misma mañana, a primera hora, tuvo lugar, sin incidentes, el funeral por su alma. Al él asistieron el subsecretario de Orden Público, Julio Camuñas; el director general de Seguridad, Mariano Nicolás; el general director de la Policía Armada, Timón de Lara, y numerosos jefes, oficiales, policías y alumnos del citado cuerpo. No se registró la asistencia de ningún miembro del Gobierno, que a esa hora se hallaba reunido en Consejo de Ministros extraordinario. Tras el entierro se procedió a inhumar su cuerpo en Madrid.
Imagen

DESACTIVACIÓN :
Vaga presunción basada en hechos discutibles
de experiencias no concluyentes
desarrollados mediante instrumentos sin precisión
por personas inseguras
con decisiones cuestionables
Avatar de Usuario
TE DUCK QUEEN
Nivel: Alto -Inspector de Policía-
Nivel: Alto -Inspector de Policía-
 
Mensajes: 1470
Registrado: Mar Feb 19, 2008 8:26 pm
Ubicación: BEHIND YOU

Re: COMO OCURRIÓ

Notapor osveo » Lun Jun 27, 2011 11:12 am


Mossberg 500 Ati Tactical

Componentes ati especializados
uspsuministros.com
El 27 de junio de 1978 la banda terrorista ETA asesina a tiros en el barrio de Bidebieta de San Sebastián al sargento de la Policía Armada FRANCISCO MARTÍN GONZÁLEZ.

Ese día, el sargento Martín González y otros tres agentes del cuerpo se encontraban prestando un servicio de vigilancia en una urbanización de San Sebastián. El todoterreno en el que viajaban estaba parado en el paseo de Los Olmos, donde iban a proceder a hacer un relevo de las patrullas que recorrían las calles de San Sebastián. Uno de los agentes se encontraba en el exterior del vehículo cuando se acercó un taxi de color blanco del que se apeó un terrorista que ametralló a los miembros de la patrulla. El sargento resultó muerto en el acto, mientras que sus tres compañeros –José Frado Carro, Francisco Sánchez Arcos y José Gutiérrez Díaz- resultaron heridos de gravedad. En el lugar del atentado se encontraron numerosos casquillos del calibre 9 milímetros parabellum marca Geco.

Un testigo presencial, recién licenciado en Medicina, ha contado a Libertad Digital lo que vivió ese día. Aunque han pasado más de treinta años, prefiere mantenerse en el anonimato. Este es su testimonio: "Era el 27 de junio de 1978. Yo acababa de terminar la carrera de medicina al mismo tiempo que cumplía mi servicio militar. El curso había terminado y estaba con mi mujer comiendo en casa de mis suegros, en el Parque de Bidebieta en San Sebastián. En la sobremesa oímos un tableteo de arma automática. Mi suegro dijo que eran fuegos artificiales pero yo sabía que era un arma de fuego. Bajé a la calle entre los gritos de mi mujer ‘¡No bajes!, ¡No bajes por Dios!’. Al llegar al portal vi el Land Rover rodeado de varios policías caídos. Me acerqué sin reflexionar, no había nadie ni a derecha ni izquierda, tenía la boca seca y temía que volviesen a disparar. Uno de los policías estaba sentado en la acera, sangraba tremendamente de una herida en la sien. Una arteria sangraba a golpes. Estaba vivo y me dijo que estaba bien. Le enseñé a ponerse un dedo apretando la arteria y la sangre empezó a pararse. Otro policía estaba tumbado en el suelo, tenía los pies apoyados en la escalerilla de atrás del furgón. Estaba vivo y me dijo si podía bajarle los pies de la escalera. No sentía las piernas. Estaba parapléjico y tenía, entre otros, un tiro en el abdomen en la parte derecha a la altura del hígado. Estaba chocado, blanco como el papel. Le tomé el pulso, que estaba en taquicardia muy elevada. ‘Se muere’, pensé... ‘¡Ánimo!’, le dije, ‘enseguida vienen a llevarte’. ‘¿Me voy a morir?’ ... ‘no, no...’ El sargento estaba sentado en el sitio del copiloto con la cabeza caída hacia atrás. Estaba muerto. No veía un sangrado claro, pero al intentar mover la cabeza tenía sangre en la nuca. El tiro había entrado por el lado del conductor matándolo en el acto... Seguía sin venir nadie y me parecía que había pasado una hora. Descolgué el micro de la radio del coche y presioné un botón... ‘¡Oiga, oiga! ¿Me oyen?..’ Alguien me contestó y ni me acuerdo lo que dije... Empezó a llegar gente, intenté organizar el traslado del agente herido. Alguien trajo una puerta y, a modo de camilla, lo montamos y lo subimos al coche de un solícito vecino de la urbanización. ‘¡Rápido, rápido!’ decía yo... Llegaron tres coches de la Policía a toda velocidad. Uno de los policías, en plena crisis, sacó la porra y se vino como a golpearnos. Sus compañeros le tranquilizaron... Les conté lo sucedido... y el sargento está muerto... ‘¡Han matado al sargento González!’, gritó uno... otro guardia se puso a llorar desconsolado. Todos estaban muy afectados. Como todo estaba controlado, solté el mando de la situación y, de repente, me bajó la adrenalina y casi sin poder andar me volví a casa... Tardé muchos días en recuperarme porque las imágenes de la sangre y el dolor de sus compañeros no me abandonaban. Tenía entonces 24 años. Jamás lo olvidaré".

Los restos mortales de Francisco Martín fueron trasladados al día siguiente, 28 de junio, a Madrid, y la capilla ardiente se instaló en la Academia de la Policía Armada de Canillas. Esa misma mañana tuvo lugar el funeral sin que se registrase ningún incidente. Al mismo asistieron el subsecretario de Orden Público, Julio Camuñas; el director general de Seguridad, Mariano Nicolás; el general director de la Policía Armada, Timón de Lara, y numerosos jefes, oficiales, policías y alumnos del citado cuerpo. No asistió ningún miembro del Gobierno, que a esa hora se encontraba reunido en Consejo de Ministros extraordinario.

Unas horas después, hacia la una y veinte de la madrugada, otro grupo de la banda terrorista abrió fuego contra miembros de la Policía que habían montado un control de carretera para intentar capturar a los autores de la muerte de Francisco Martín. Los disparos fueron hechos a bastante distancia desde un monte cercano a la capital donostiarra, y obligó a los agentes a tirarse al suelo para protegerse del ataque. Horas después, cuando amaneció, se procedió a inspeccionar la zona. Cerca del lugar desde el que se realizaron los disparos se encontraron tres paquetes que contenían respectivamente un kilo de goma-2 cada uno adosados a una cantidad importante de metralla. Los artefactos explosivos estaban preparados para ser lanzados directamente, a modo de bomba de mano. La banda terrorista ETA pretendía tender una emboscada a las Fuerzas de Seguridad y los disparos tenían el objetivo de que los policías se acercasen al lugar.

En 1981 la Audiencia Nacional condenó a Miguel Sarasqueta Zubiarrementeria, miembro del grupo Donosti de ETA, a 30 años de prisión mayor por el asesinato del sargento Martín González. En la misma sentencia se condenó a José Manuel Olaizola Eizaguirre a 17 años de prisión en concepto de cómplice del asesinato. Dos años después, en 1983, se condenó a José Cruz Eizaguirre Mariscal a 30 años, también como autor material.

Imagen


Francisco Martín González tenía 32 años, era natural de Ávila y estaba casado con Cristina Domínguez. Había sido destinado a San Sebastián un mes antes de su asesinato, por lo que su residencia seguía estando en Madrid, donde vivía su mujer y donde fue enterrado. Cristina contó que tras el asesinato se sintió muy sola, y sólo contó con la ayuda de los compañeros de su marido para hacer las gestiones que le permitiesen cobrar una pensión. "Del Gobierno nunca tuve una palabra, hubo algún político el día del funeral, pero después nada, ni una llamada" (La Fuerza de la Razón, nº 27 revista de la AVT).

D.E.P.


Imagen
LA INFORMACION ES PODER, INFORMATE

Imagen
Avatar de Usuario
osveo
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
Nivel: Medio-Alto -Subinspector-
 
Mensajes: 956
Registrado: Vie Oct 15, 2010 9:00 pm

AnteriorSiguiente

Volver a Caídos, Honores y Homenajes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados